Los hechos violentos en las cárceles del país no han cesado esta semana y ya hay más de 80 personas privadas de libertad muertas. Lo más reciente fue un nuevo ataque entre bandas y el intento de fuga de 14 reos de la cárcel Regional de Guayaquil, que luego fueron recapturados. Ambos episodios ocurrieron entre la noche del miércoles y la madrugada de este jueves.

Si bien al momento las autoridades anunciaron que el orden y el control se restablecieron en los centros penitenciarios, las imágenes de cuerpos desmembrados y decapitados producto de la pugna entre organizaciones delictivas dan cuenta de una crisis del sistema de rehabilitación social, que no es nueva. Fuente: El Universo.