Quince años de trámites, de pagar dinero en vano y de incertidumbre terminaron la semana pasada para Gualberta Moreira Cedeño, una agricultora de 62 años de la parroquia San Antonio del cantón Chone, en la provincia de Manabí, al recibir su título que le confirma que esas son sus tierras.

Son un poco más de tres cuadras que la productora de plátano logró legalizar con el apoyo de la Subsecretaría de Tierras y Territorios Ancestrales del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), después de que su esposo heredó los terrenos en el 2006.

“Es una buena ayuda que me dieron porque tenía bastante tiempo haciendo (los trámites) y nunca me podían dar, perdía plata. En cambio, ahora me dieron, gracias a Dios, y estoy contenta”, sostuvo Moreira, cuyas tierras son parte de las 24.257 hectáreas que se han redistribuido a nivel nacional, entre el 2010 y el 2020, según indicó Juan Antonio López, subsecretario de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales.

En el país existen 2,3 millones de hectáreas agrícolas en total, según cifras de la Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (Espac), del 2019. Y según la estimación de superficies de principales cultivos con el uso de imágenes satelitales, el primero es el cacao con alrededor de 601.000 ha, le sigue el arroz con 278.000, maíz con 276.000, palma con 246.000, banano de exportación en monocultivo (fruta fresca) con 168.000, plátano con 160.000, la caña de azúcar con 126.000, entre otros. Fuente: El Universo.