Cerca de tres millones de personas fueron confinadas el lunes en China tras producirse casos de coronavirus vinculados a un vendedor viajante en el noreste del país.

Aunque China ha logrado controlar la pandemia del covid-19, un aumento de casos en las últimas semanas ha provocado la imposición de confinamientos, restricciones de viajes y masivas pruebas de control.

Este lunes, los tres millones de residentes de dos ciudades de la provincia de Jilin, en el noreste de China, fueron sometidas a cuarentena, en momentos en que el país registra 109 nuevos casos de contaminación.

Las autoridades consideran que cerca de un centenar de nuevas infecciones en la provincia de Jilin pueden proceder de un vendedor viajante asintomático, de la localidad vecina de Heilongjiang, donde las autoridades declararon la semana pasada el Estado de emergencia. Fuente: El Universo.