Jordy Ariel, de 12 años de edad, murió ahogado frente a las costas de Jaramijó, cantón de la provincia de Manabí.

El menor, que era oriundo de dicho cantón manabita, se bañaba en el mar con algunos miembros de su familia cuando desapareció, la tarde del pasado domingo. Testigos indicaron que antes de perderse, cerca de las 16:00, Jordy Ariel habría ayudado a que su hermana no fuera arrastrada por la corriente.

Luego de conocerse la emergencia, un equipo de 29 bomberos de Manta se dirigió al punto, cerca del muelle pesquero de Jaramijó, para colaborar en el rescate del infante desaparecido.

Xavier Briones, jefe del Cuerpo de Bomberos de Manta, indicó que tras casi dos horas y media de búsqueda se logró ubicar el cuerpo del niño sin signos vitales.

“Por lo menos, con este acto, se logra mitigar el dolor de la familia que ha perdido a su ser querido, fue un rescate hecho antes que terminara el día, porque luego sería más compleja la búsqueda”, declaró Briones.

En las labores también colaboró Rolando Canchingre, un habitante de Jaramijó, que se mantuvo más de dos horas ayudando, pese a que reconoció no tener conocimiento sobre rescate acuático.

“Sí conocía a la familia del niño, y si de todas formas no lo conocía, igual lo hubiera ayudado a rescatar”, dijo Canchingre.

Este último domingo, en algunas playas manabitas, entre ellas Jaramijó, se colocó bandera roja de prevención ante la presencia de oleaje de intensidad ligera a moderada. Fuente: El Universo.