Los juicios políticos que se ventilan en la Asamblea Nacional en contra del ahora exministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, por incumplimiento de funciones en la adquisición de vacunas contra el COVID-19, mal uso de recursos públicos y tráfico de influencias en la distribución de vacunas, continuará su trámite pese a la renuncia presentada al cargo.
Los asambleístas que plantearon la censura y destitución del funcionario Ángel Sinmaleza (IND) y Pabel Muñoz (RC), esperan que esta tarde la Comisión de Fiscalización se pronuncie ante su pedido que el proceso se sustancie de manera simultánea al juicio político que se desarrolla en contra del ministro de Trabajo, Andrés Isch.
Lo que puede suceder, añadió Sinmaleza, es que el ahora exfuncionario no acuda al llamado de la Comisión de Fiscalización y sea juzgado en ausencia. Admitió que la salida del ministro baja la temperatura política, pero dijo que el gobierno se dio cuenta que había más de 120 voluntades para su destitución, y por eso se adelantó a dar el paso a través de la renuncia.
Indicó que en la gestión del ahora exministro de Salud, existen presunciones penales como mal uso de recursos del Estado, tráfico de influencias, y por lo tanto, le corresponde a la Fiscalía General del Estado y a la Contraloría General actuar de manera más potente y evitar que el exfuncionario abandone el país y se evite la burla al país; por ello, sugirió que deberían dictarse medidas judiciales preventivas.
El interpelante Pabel Muñoz indicó que es vergonzosa la renuncia de Zevallos, así como su gestión al frente del Ministerio de Salud Pública e indicó que su salida debió haber pasado mucho tiempo atrás para que los ecuatorianos pudieran tener una autoridad que esté a la altura de las circunstancias y atender la pandemia. Fuente: El Universo.